ULTIMOS COMENTARIOS EN EL BLOG

sábado, 13 de abril de 2013

El Vaticano echó al cura cordobés que apoyó el matrimonio gay

. sábado, 13 de abril de 2013

Se informó hoy que el sacerdote perdió su estado clerical. Sin embargo, la medida se había tomado el 6 de febrero pasado bajo el pontificado de Benedicto XVI. "Bastó que opinara distinto al arzobispado para que me echaran", se quejó el Nicolás Alessio.
12 04 2013
Un cura menos en Argentina. El Vaticano confirmó hoy que el sacerdote cordobés que apoyó el matrimonio gay perdió su estado clerical y que ya no podrá oficiar misa, entre otras funciones. Se trata de Nicolás Alessio, a quien el Arzobispado de Córdoba le había iniciado un juicio canónico y suspendido en sus funciones en 2010 por apoyar el matrimonio igualitario, informaron hoy fuentes eclesiásticas.

El vicario judicial cordobés, sacerdote Dante Simón, notificó hoy que la Congregación para el Clero del Vaticano dispuso el 6 de febrero, todavía bajo el pontificado de Benedicto XVI, que Alessio sea "penado con la dimisión del estado clerical".

Alessio "ha perdido automáticamente los derechos propios del estado clerical y ya no está vinculado a las restantes obligaciones conexas, y permanece excluido de todo el ejercicio del sagrado ministerio, de acuerdo a las normas que obligan a los presbíteros que han sido dimitidos", subrayó en un comunicado.
"Esta dimisión no está sujeta a ningún recurso" de apelación, agregó el vicario judicial.

Alessio, de 53 años, dijo que "esperaba" esta sanción y a modo de "reflexión" lamentó que "más de 30 años al servicio del pueblo de Dios no han significado nada para la Iglesia católica".

"Bastó que opinara distinto al arzobispado para que me echaran. Fue una opinión civil (sobre el matrimonio igualitario), sólo eso bastó para que prontamente haya una sanción", se quejó en declaraciones a la prensa. En cambio, el vicario judicial negó que Alessio haya sido echado por "pensar diferente".

"En 2010 hubo muchas acusaciones en su contra, entre ellas por impartir el sacramento del matrimonio en forma contraria a lo que dice la doctrina católica. Concretamente, por haber casado a parejas del mismo sexo o divorciadas", aclaró Simón.

Alessio, ordenado sacerdote el 3 de diciembre de 1981, aseguró que la medida eclesiástica no lo afectará "en nada", y dijo que seguirá "compartiendo los sacramentos como hasta ahora" porque "a los fieles no les importan estas decisiones oficiales". Sin embargo, desde la Iglesia católica advirtieron que sus acciones futuras no tendrán legitimidad y que los sacramentos que celebre serán "nulos".

Alessio dijo que "para la Iglesia es así, pero si hago un bautismo o un casamiento me lo tendrán que reconocer porque no pueden borrar lo que soy: un sacerdote. Por más que a un médico lo despidan, sigue siendo médico".

En 2010, el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, inició un proceso canónico contra Alessio ante el tribunal eclesiástico de Córdoba, por apoyar el matrimonio igualitario, que finalmente fue aprobado por ley.

Alessio se desempeñaba como párroco de San Cayetano, en el barrio Altamira, de la capital cordobesa. Un año después, Ñáñez reiteró la decisión de suspender a Alessio, al sostener que no modificó su posición. El 17 de marzo de 2011 quedó firme la sentencia de suspensión dictada el 21 de febrero de ese mismo año por el Tribunal Interdiocesano de Córdoba. El arzobispo cordobés dijo entonces que concluyó "de esta manera una dolorosa situación que yo hubiera deseado se resolviera en instancias previas".

Náñez manifestó que "al no verificarse oportunamente ninguna modificación en la postura sostenida por Alessio, me vi en la obligación de disponer la sustanciación de un proceso judicial para determinar sus responsabilidades".

Alessio explicó que "nunca quise defenderme porque hubiera sido avalar un juicio que lo consideré desde el inicio sin fundamento. Además, hubiera sido inútil porque ya estaba decidida la pena".

La ley de matrimonio gay argentina, la primera en América latina, fue tenazmente rechazada por la Iglesia católica, en una ofensiva que lideró el ahora Papa Francisco, entonces arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina.

"No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política, es la pretensión destructiva al plan de Dios", había dicho Jorge Bergoglio, hoy pontífice, en una carta previa a la aprobación de la ley entre personas del mismo sexo.

En los dos primeros años de vigencia de la ley, entre julio de 2010 y el mismo mes de 2012, unas 6.000 parejas homosexuales se casaron en Argentina, según la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT).

El año pasado, Argentina aprobó además una ley de identidad de género que autoriza a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo de su elección.

Uruguay se ha convertido esta semana en el segundo país latinoamericano en contar con una legislación que autoriza el casamiento entre personas del mismo sexo.
Fuente: DyN y AFP
 Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/Vaticano-cura-cordobes-apoyo-matrimonio_0_899910252.html

0 comentarios :

Publicar un comentario


VISITAS EN LINEA

LO MAS VISITADO DE LA SEMANA PASADA