ULTIMOS COMENTARIOS EN EL BLOG

viernes, 14 de diciembre de 2012

Oposición a reformar el Artículo 24 Constitucional

. viernes, 14 de diciembre de 2012

Viernes 14 de diciembre del 2012

Oposición a reformar el Artículo 24 Constitucional


La Cámara de Diputados aprobó el 15 de diciembre 2011, un proyecto de reforma del artículo 24 constitucional en materia de libertad religiosa. Ese proyecto fue posteriormente aprobado por el Senado y actualmente se encuentra en la fase de aprobación o rechazo, en su caso, por las Legislaturas de las entidades federativas, al tratarse de un acto del llamado Constituyente Permanente.


El tema ha vuelto a ser traído a la mesa de discusiones por la asociación civil "Veracruz Laico", cuyo presidente, Silem García Peña, está urgiendo a los legisladores de Veracruz para que rechacen la pretensión de modificación a la Constitución Federal, porque violenta los derechos de los ciudadanos. De los 18 congresos estatales que se requieren para que la modificación sea aprobada, 11 legislaturas lo han hecho.
Lo que Silem aduce para justificar su oposición a la reforma es que: "Como lo hemos venido diciendo constituye una ofensa a los mexicanos, ya que afecta gravemente al Estado laico por lo cual las asociaciones religiosas y barras de abogados que nos sentimos afectados con esta reforma seguiremos alzando la voz para evitar que se apruebe", según la nota leíble en alcalorpolitico.com

En tal posición ha sido coincidente el líder de la Masonería estatal, Luis Alberto García Leyton, quien ha declarado que esta modificación constitucional es un atentado contra el estado laico y pretende crear las condiciones para que la Iglesia Católica imponga su ideología como ética oficial para el gobierno y el estado mexicanos.

Los argumentos que esgrimen los estudiosos del derecho, que tienen formación liberal, laica y democrática es que la reforma es algo innecesario, por ser la misma inútil y regresiva, pues una comparación entre el texto vigente y el proyecto que está en debate, así como con los tratados internacionales suscritos por México, deja muy mal parada a la reforma.

Por ejemplo, el proyecto de reforma propone esta redacción del artículo 24 constitucional: “Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos de culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”.

Entre las diferencias entre el texto vigente y el proyecto, es que éste habla de libertad de "convicciones éticas, de conciencia y de religión", mientras que el texto en vigor trata sólo de "libertad de creencias", lo cual se entendió siempre en el sentido de libertad de creencias religiosas o libertad de religión.

La libertad de convicciones éticas –dice un eminente investigador y doctrinario- tiene que ver con la libertad de pensamiento, que está protegida ya por el artículo 6, que prohíbe, salvo casos excepcionales, cualquier investigación judicial o administrativa por la manifestación de las ideas, entre las que caben las convicciones éticas. La libertad de manifestar las ideas, supone necesariamente la libertad interior de concebir y asentir a esas ideas, de modo que la libertad de tener convicciones éticas y manifestarlas públicamente ya está reconocida por la Constitución y no hace falta incluirla en el artículo 24.

La libertad de conciencia es algo más complejo, es la libertad de actuar conforme a los dictados de la propia conciencia; no es propiamente una libertad intelectual, que sería la de formar la conciencia por las convicciones éticas o religiosas que uno libremente asuma, sino una libertad práctica, libertad de actuar.
Esta libertad de conciencia es un presupuesto de todo el orden jurídico: precisamente porque la persona tiene, por su propia naturaleza racional, la libertad de actuar conforme a los dictados de su propia conciencia, esto es de decidir y ejecutar por sí misma su propia conducta, es jurídicamente responsable de sus actos, continúa.

El hecho de que la persona tenga libertad de conciencia no significa que puede practicar lícitamente y sin ninguna consecuencia jurídica cualquier conducta que su conciencia apruebe, por ejemplo, si alguno roba o defrauda porque su conciencia le urge proveer a las necesidades de su familia, es jurídicamente responsable de robo o fraude, y no puede excusarse diciendo que actuó en uso de su derecho de libertad de conciencia.
Si sólo pretende afirmar que toda persona es libre de formar su conciencia de acuerdo con sus convicciones éticas, no se trata de una libertad más sino de la misma libertad de pensamiento protegida por el artículo 6, y si lo que pretende es que la persona tiene libertad de formar su conciencia de acuerdo con su fe religiosa, se trata de la misma libertad religiosa y no de otra libertad nueva.

Si lo que pretende el proyecto es proteger la posibilidad de que una persona se niegue a obedecer un determinado precepto jurídico (no todo el orden jurídico) aduciendo su conciencia, se estaría entrando en el terreno de la objeción de conciencia, que es un tema que requiere un tratamiento muy cuidadoso que no se da en el proyecto de reforma al artículo 24 constitucional. Y así, por el estilo, los argumentos que derrotan a la reforma.

Entonces, si donde debería haber novedad y congruencia para justificar que el artículo 24 de la Constitución sea cambiado, no existe ¿de qué manera se puede defender ese mamotreto jurídico? He ahí el eslabón perdido, la clave de algo que el sector retardatario de la sociedad está ocultando, porque lo que no oculta la Santa Madre Iglesia Católica es el entusiasmo y profundo interés que tiene en que la Constitución sea cambiada.

Y estos caballeros, francamente, no dan paso sin huarache.
Hasta el lunes.


Fuente: http://e-veracruz.mx/politica/item/17004-oposici%C3%B3n-a-reformar-el-art%C3%ADculo-24-constitucional


0 comentarios :

Publicar un comentario


VISITAS EN LINEA

LO MAS VISITADO DE LA SEMANA PASADA